Decia el proverbio moro:
De nada le sirven los ojos
a un cerebro ciego.